Albóndigas de berenjena y queso

¡Anda que no es versátil la berenjena ni nada!

O quizás me lo parece a mí, porque es uno de esos vegetales que me resulta más “cárnico”, y prepararlo en albóndigas al fin y al cabo no me parece taaan distinto de hacerlas a base de carne picada.
Salvando las distancias, claro está.

El queso además les queda muy bien, porque aunque la berenjena es ya lo suficientemente jugosa por sí misma, al tener este toque diferente queda más sabrosa.

La receta la vi es otra idea de Inma del blog Para un apuro, a la que ya le he tomado prestada alguna que otra antes porque tiene ideas que me encantan.

Ingredientes (para 2)

  • 1 berenjena
  • 100g queso rallado
  • 1 diente ajo
  • 1 huevo
  • pan rallado
  • sal, pimienta, perejil
  • aceite, harina

Preparación

Cortamos los extremos de la berenjena.
Si tenemos microondas, basta con asarla 4 minutos a temperatura máxima, darle la vuelta para que nos haga por todos los lados, y calentarla otros 3 minutos más.
Si no tenemos, podemos hacerlo en horno convencional a 200ºC durante unos 20 minutos.
La dejamos enfriar un poco para poder pelarla sin quemarnos, y picamos bien toda su carne.

Pelamos y picamos finamente el ajo, y picamos también un poco de perejil.
Lo mezclamos en un cuenco con la berenjena, el queso rallado y el huevo, agregando pan rallado poco a poco hasta que tome una consistencia menos pegajosa con la que podamos trabajar.

Vamos tomando trocitos de masa a los que damos forma de bolita, procurando que no sean demasiado grandes, y los pasamos por un poquito de harina, sacudiendo el exceso.
Freímos en abundante aceite caliente hasta que se doren.

Servimos acompañadas de una ensaladita o pasta.

Fuente | Para un apuro



7 pensamientos sobre “Albóndigas de berenjena y queso”

Deja un comentario