Pollo a la cazuela (en slow cooker)

Esta es la receta con la que estrené mi Crock Pot (olla de cocción lenta, slow cooker, llámesele como se quiera, que yo todavía no la he bautizado de ninguna manera) así que no podía menos que hacerle una fotillo para compartirla en el blog.
¡Es mi plato iniciático!

Estas primeras recetas son un poco “de prueba” porque quiero ver cómo se porta la Crock Pot con distintos tipos de recetas.
Una de las cosas que me interesa es poder utilizarla como alternativa al horno.
El horno es, para mí, un método efectivísimo para cocinar porque no requiere estar apenas pendiente de lo que cocinas. Pero es que si además ese tipo de recetas las puedes programar, vamos, esto es una bicoca.

La receta original la vi en blog Pan, uvas y queso, aunque una servidora se tomó alguna licencia.
Que sí, que incluso para estrenarla no me pude contener, que eso de seguir las recetas al pie de la letra se me da fatal.

Un plato sencillo pero sabroso. Y lo mejor es que podría cocinarse él solito y terminar justo antes de que llegásemos a casa del trabajo.
Creo que el cachivache este y yo nos vamos a llevar muy bien 🙂

Ingredientes (para 4)

  • 4 cuartos traseros pollo
  • 4 zanahorias
  • 2 patatas
  • 1/2 cebolla
  • 1 taza judías planas
  • aceite, sal, pimienta, pimentón dulce

Preparación

Pelamos y troceamos la cebolla, las zanahorias y las patatas. Limpiamos y troceamos las judías.
Sofreímos la cebolla con las zanahorias en una sartén con un poco de aceite. Añadimos las patatas y las judías y salteamos brevemente.
Vertemos las verduras en el fondo de la cazuela (slow cooker).

Preparamos el pollo, salpimentándolo a nuestro gusto y espolvoreándolo con un poco de pimentón.
Colocamos sobre la cama de verduras.

Cocinamos durante 3-4 horas en temperatura alta.



3 pensamientos sobre “Pollo a la cazuela (en slow cooker)”

  • Bienvenida al mundo de las ollas lentas 🙂 Todo un honor que hayas elegido una receta de mi blog para estrenarla, aunque sea tuneada, jajaja.

    Ya verás cuanto provecho le vas a sacar a tu olla 🙂

  • Seguro que sí.
    Me ha costado decidirme, pero me la he comprado a sabiendas de que le voy a dar mucho uso.
    De hecho, ya le he hecho un par de huequitos en mi organización semanal, porque sé que esos días me vendrá genial el no tener que estar pendiente de hacer la comida.

Deja un comentario