Muselina helada de fresa

Aquí viene mi versión tramposa de la propuesta dulce del reto de tía Alia de este mes.

Digo lo de tramposa porque en la receta original se mezclaban fresas con almíbar, y yo pensé que ya que tenía preparada una mermelada de fresa casera podía aprovecharla para hacer una sustitución que convirtiese esta receta en un helado rápido y sin ninguna complicación.

La diferencia radica en que al utilizar una mermelada muy fina no me quedan pedacitos de fruta, pero creo que me compensa por la tremenda sencillez y rapidez de la preparación. Batir, mezclar y listo. ¡Más fácil no se puede!

Ingredientes (para 4-6)

Preparación

Montamos la nata con una batidora.
Cuando esté montada, vamos agregando la mermelada poco a poco y mezclando con movimientos envolventes.
Podemos mezclarla por completo, de modo que el resultado sea sonrosado, o parar cuando esté medio mezclada, para que nos queden vetas blancas y rosas.

Vertemos en 4 moldes individuales de silicona, de bizcochitos o magdalenas por ejemplo. Si queremos raciones más pequeñas, utilizamos 6 moldes, sin llevarlos de todo.
Llevamos al congelador hasta que se solifique por completo.

Desmoldamos y servimos 15 minutos antes de consumir, para que adquiera una textura suave.
Podemos decorar con unos trocitos de fresa o un poco de sirope casero.



20 pensamientos sobre “Muselina helada de fresa”

Responder a Suny Senabre Cancelar respuesta